Escuela


 
Tras la incorporación a la escuela, después de un debut diabético o al comienzo de cada año escolar, tendrá que comunicarse con el director, profesores, enfermera, y cualquier otro adulto que comparta la responsabilidad  de su hijo durante el día, para llegar a un plan que asegure que está bien cuidado durante todo el año. 

No debemos asumir que la escuela sepa cómo proporcionar el mejor cuidado para su hijo, incluso si hay otros estudiantes con diabetes en la escuela. Como padre, debe tomar la iniciativa para educar a los maestros, al director, a la enfermera de la escuela, entrenadores, etc, acerca de las necesidades específicas de su hijo. Y hacer lo que pueda por crear una relación positiva y mutuamente beneficiosa.

En la escuela se les debe permitir manejar su diabetes  mediante el control de sus niveles de glucosa, el consumo de alimentos adecuados, y la administración de insulina.
 

En el centro escolar debe haber, al menos, un adulto que esté capacitado para  reconocer los signos de alerta de niveles altos o bajos de glucosa y ser capaz de tomar las medidas adecuadas y que  esté cualificado para manejar un episodio hipoglucémico  causado por niveles peligrosamente bajos de glucosa. 

Deben participar en excursiones de clase y ser alentados a participar en deportes y actividades físicas. El ejercicio se considera esencial para evitar o retrasar la aparición de las complicaciones diabéticas
  • Título:Información para el tutor/tutora del centro escolar