Proyecto Dr. Francisco Bedoya


Laboratorio de Supervivencia del Islote

No hay abordajes eficaces que combatan el proceso destructivo de la  célula beta pancreática. Por ello, la protección de estas células frente al ataque inmunitario constituye un objetivo de investigación para muchos científicos y en particular para el investigador y catedrático Dr. Francisco Bedoya, el cual centra sus líneas de investigación en la Regulación de los Procesos de Autorrenovación  de las Células Troncales Embrionarias y en la Regulación de la Supervivencia de las células betas pancreáticas.

 



Es decir, las células pueden autorrenovarse y autodestruirse.

La apoptosis es un proceso de muerte celular regulada que participa en la construcción de nuestro organismo durante el desarrollo embrionario y en el control de las poblaciones celulares  en la vida adulta.  Tanto  el exceso de muerte apoptótica como su defecto están actualmente implicados en el desarrollo de numerosas enfermedades, y en particular en la diabetes.  Esta vía de muerte programada está regulada  de una manera compleja y básicamente  consiste  en su control por señales  extracelulares  que ponen en marcha un proceso autodestructivo en el cual la propia célula  inicia un proceso de destrucción de proteínas claves para la supervivencia celular y del ADN.

Estas señales extracelulares de muerte pueden ser proteínas producidas por otras células que este caso actuarían como inductoras de muerte, pero también pueden ser moléculas pequeñas que pueden llegar a ser tóxicas para células con defensas disminuidas ó incluso factores ambientales como radiaciones, o sustancias presentes en los alimentos.

Es importante resaltar que la muerte celular por apoptosis es consecuencia  de una acción predominante de factores y que las células tienen mecanismos de defensa  que contrarrestan buena parte de las señales  de muerte que está recibiendo. Por ello, el destino final de la célula resulta de la capacidad que tienen sus sistemas de defensa para  contrarrestar el ataque. 



El Dr. Bedoya abordó la importancia que tiene el óxido nítrico al actuar éste  como protector de la muerte de las células betas pancreáticas.

El óxido nítrico es  un gas que en el interior de la célula participa en multitud de procesos biológicos, regulando la expresión de ciertos genes implicados en muerte celular, diferenciación celular y en autorrenovación.

Según el investigador, su equipo de investigación ha comprobado que la producción de bajas concentraciones de óxido nítrico  bien generado dentro de la célula  protegen de la apoptosis, es decir de la muerte celular.

 
 


Como destacó Dr. Bedoya, "la supervivencia de los islotes y los mecanismos en tornos a los que ésta se desarrolla es una de nuestras grandes preocupaciones".

"Nuestro objetivo de investigación consiste en la búsqueda de estrategias moleculares que permitan proteger a las células beta con eficacia. Estas estrategias podrían ser aplicadas en el tratamiento de la diabetes, y también en la manipulación de los islotes pancreáticos para trasplante, así como durante la generación en el laboratorio de células productoras de insulina a partir de células troncales".