Blog de noticias sobre Investigación en Diabetes

Logran curar la diabetes en ratones con un 'páncreas inyectable' creado en el laboratorio

Miércoles, 13 Junio, 2018
Fuente: El confidencial.com

Seguimos intentando arrojar luz sobre las noticias acerca de la investigación en diabetes tipo 1 que aparecen en los medios de comunicación. La semana pasada podíamos leer en El Confidencial un noticia con este titular “Logran curar la diabetes en ratones con un 'páncreas inyectable' creado en el laboratorio”.

Como suele ocurrir, la intención de captar el interés del lector, podría estar detrás de que dicho titular no refleje fidedignamente el contenido de la noticia (especialmente bien redactada) ni el valor fundamental del trabajo científico en ella citado. Siendo muy concisos, diríamos que la aportación principal del estudio es la mejora en el sistema de generación de tejidos in vitro. Los autores nos explican como cultivando células en el laboratorio (como las beta pancreáticas) añadiendo otras denominadas “endoteliales” (encargadas de construir las paredes de los vasos sanguíneos) mejora la funcionalidad de estas células cuando se injertan en ratón de laboratorio que padece diabetes. Esto tiene mucho interés porque como sabéis el trasplante de islotes lleva tiempo encima de la mesa como virtual estrategia para mejorar la calidad de vida de personas con diabetes. A día de hoy podríamos resumir sus limitaciones aún no solventadas en:

  1. Incapacidad para generar una célula beta absolutamente idéntica a la “natural” a partir de células madre o dificultad para obtener islotes suficientes si se opta por trasplantarlos tras obtenerlos de otra persona (donante).
  2. Cómo evitar que se repita el ataque autoinmune si lo que trasplantamos son células beta procedentes de nuestras propias células madre (tendrían exactamente nuestra misma carga genética) o prevenir el rechazo sin generar problemas mayores si trasplantamos islotes de otra persona.
  3. Independientemente del origen de las células, mejorar la vascularización del injerto para garantizar su supervivencia a largo plazo.

Volviendo al estudio es obvio que está especialmente enfocado en ayudarnos en el punto 3 pero no aporta ninguna solución sobre los dos anteriores. En este sentido nos parece inadecuado hablar de una potencial “cura” como refleja el titular ya que aunque, en el mejor de los casos, demostrara las mismas propiedades en estudios clínicos tendrían que ser combinado con otros abordajes para poder hablar de un verdadero tratamiento para la diabetes tipo 1. Es más, si alguien tiene curiosidad en leer el artículo científico verá como los animales que “curan” que el injerto no padecen realmente diabetes tipo 1 sino que le han provocado artificialmente la diabetes destruyendo selectivamente las células beta con una toxina. Con este modelo es imposible aventurar cómo se comportaría un sistema inmune que ha provocado previamente una diabetes tipo 1 sobre células beta implantadas, independientemente de lo bien vascularizadas que estén.

Un paso más en nuestro conocimiento, pero ni mucho menos una “cura” para la diabetes.

El Instituto Biocruces coordina la red española que busca la primera vacuna para la diabetes

Jueves, 24 Mayo, 2018
Noticia vacuna de la diabetes

Para comenzar nos gustaría hacer un breve comentario de esta noticia publicada El Correo (edición Álava) el pasado 18 de mayo: El Instituto Biocruces coordina la red española que busca la primera vacuna para la diabetes.

https://twitter.com/biocrucesHRI/status/997444972365393920

Análisis de la noticia

Si analizamos el titular tenemos algunos aspectos positivos: “red” y “busca”. Y algún otro que no lo es tanto: “vacuna” y “diabetes”. Sí, nos gusta que se explicite que la investigación biomédica hoy en día se realiza fundamentalmente en red. Los detalles técnicos y los conocimientos necesarios para profundizar en cualquier aspecto de la medicina obliga de manera casi inexcusable a que los avances científicos sean el resultado de la colaboración entre diferentes grupos de investigación. Por otra parte nos gusta que el periodista haya huído de sensacionalismos y nos indique que este proyecto busca un tratamiento y no que “lo tiene”, “pronto llegará”, “en breve dispondremos”, … como desgraciadamente oímos con demasiada frecuencia en otras noticias sobre avances en el tratamiento de la diabetes tipo 1. Como no todo puede ser positivo, no nos gusta el uso del término vacuna ya que, aunque en su acepción más genérica podría usarse en patologías no infecciosas (como la diabetes tipo 1) suele hacer referencia a un tratamiento preventivo y en este caso la misma noticia nos detalla que el tratamiento se está probando tras el diagnóstico de la enfermedad y no antes del mismo. En su defensa decir que la propia empresa promotora utiliza el término “vacuna”

Para finalizar no nos gusta el término genérico “diabetes”, ya que este engloba a varias enfermedades a la vez: diabetes tipo 2, tipo 1 y otras formas menos frecuentes de diabetes. Nos gustaría siempre leer diabetes al lado de su apellido correspondiente para evitar malas interpretaciones.

Si vamos puramente al contenido de la noticia, hace referencia a un ensayo clínico multinacional (DIAGNODE-2) en el que participan varios hospitales españoles, coordinados desde el Instituto Biocruces de la mano del Dr. Luis Castaño. El tratamiento consiste en la inyección en un ganglio linfático de un compuesto que contiene un fragmento de un componente de las células beta (GAD) que junto con la administración de vitamina D debería ayudar a modular el ataque del sistema inmune contras dichas células beta. Para ello se probará en un estudio en fase IIb (en otro momento os contaremos cuales son las fases de los ensayos clínicos) el fármaco comparado con placebo en 80 pacientes de entre 12 y 25 años, es decir, 40 recibirán el fármaco y otros 40 placebo (también con suplementos de vitamina D). El objetivo inicial no es tan ambicioso como curar la enfermedad sino modificar su evolución, por lo que medirán cuánta insulina sigue secretando el páncreas al acabar los 15 meses de tratamiento mediante una prueba denominada secreción de péptido C durante un test de comida mixta. Ya sabemos que es difícil recordar esta frase tan larga pero intentadlo porque la veréis repetida en la mayoría de los ensayos clínicos en diabetes tipo 1. Más adelante os daremos detalles también de en qué consiste.

Todos los ensayos clínicos deben publicar los detalles completos de su desarrollo. Si queréis consultar los de este estudio https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT03345004

Comentaros que este estudio es un intento de mejorar los resultados no satisfactorios que mostró este mismo tratamiento cuando se administró por vía intravenosa. Fijaros que la publicación de los resultados previos data de 2012, para que tengáis una idea del tiempo que tarda el desarrollo de cualquier fármaco https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1107096

Por nuestra parte, nada más que desearle toda la suerte a los investigadores/as del estudio y agradecer a los pacientes y familiares de los mismos que se ofrecen voluntariamente a participar con el objetivo de seguir avanzado en la búsqueda de mejoras en el tratamiento de la diabetes.