INFORMACIÓN

Diabetes
tipo 2

¿Qué es la diabetes tipo 2?

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica resultado de la incapacidad de las células beta del cuerpo de responder totalmente a la demanda de insulina que requiere nuestro cuerpo. En ella, el cuerpo no produce suficiente insulina, se vuelve resistente a ella y/o no tienen células beta productoras de insulina. 

La insulina es una hormona que nuestro páncreas “fabrica” de forma natural y es muy necesaria para vivir, pues ayuda a que la glucosa penetre en las células y suministrar así energía. 

Esta falta o resistencia a la insulina, provoca un aumento del nivel de glucosa en sangre, lo que se conoce comúnmente como “azúcar en sangre”. 

Durante un estado de resistencia a la insulina, la hormona es ineficaz y, por lo tanto, provoca un aumento en la producción de esta hormona para reducir el exceso de niveles de glucosa. Con el tiempo se puede desarrollar un estado de producción relativamente inadecuada de insulina, porque las células beta pancreáticas no cumplen con la demanda.  

El 90% de todos los casos de diabetes en el mundo son diabetes tipo 2. La diabetes tipo 2 aparece con mayor frecuencia a una edad avanzada, pero se está experimentando a nivel mundial un incremento en el caso de niños y jóvenes con diabetes tipo 2. Esto es debido al aumento del sobrepeso infantil, malos hábitos alimenticios y poca actividad física. 

A nivel mundial, la prevalencia de diabetes tipo 2 ha sido alta y está aumentando en todas las regiones del mundo. Es probable que este aumento sea impulsado por el envejecimiento de la población, el desarrollo económico y el aumento de la urbanización que conducen a estilos de vida más sedentarios y un mayor consumo de alimentos no saludables vinculados con la obesidad.

La diabetes tipo 2 aparece con mayor frecuencia a una edad madura.

Síntomas y diagnóstico de la diabetes tipo 2

Los síntomas de la diabetes tipo 2 pueden ser idénticos a los de la diabetes tipo 1 incluyendo, en particular, aumento de la sed, micción frecuente, cansancio, heridas de curación lenta, infecciones recurrentes y hormigueo o entumecimiento en las manos y pies.

Sin embargo, el inicio de la diabetes tipo 2 suele ser lento y su presentación habitual no lleva una aguda alteración metabólica. Es por este motivo que a menudo hay un largo período de enfermedad sin síntomas aparentes y hasta más de un tercio de los casos de diabetes tipo 2 en la población pueden no diagnosticarse porque pueden permanecer sin síntomas durante muchos años.

Cuando no es reconocida por un período prolongado, las complicaciones de hiperglucemia crónica pueden desarrollarse. Algunos pacientes con diabetes tipo 2 son diagnosticados por primera vez con esta afección cuando presentan una complicación debido a hiperglucemia, como una úlcera en el pie, cambios en la visión, insuficiencia renal o infección.

Exceso de sed

Boca seca

Deseo frecuente de orinar

Falta de energía y cansancio extremo

Entumecimiento y hormigueo en manos y pies

Recurrentes infecciones de hongos en la piel

Curación lenta en heridas

Visión borrosa

Causas y prevención de la diabetes tipo 2

Las causas de la diabetes tipo 2 no se comprenden por completo, pero existe un fuerte vínculo con el sobrepeso y la obesidad y con el aumento de la edad, así como con etnicidad e historia familiar. Algunos factores de riesgo modificables importantes incluyen: 

  • Exceso de adiposidad (obesidad). 
  • Dieta y nutrición deficientes. 
  • Inactividad física. 
  • Prediabetes o intolerancia a la glucosa (IGT).
  • Tabaquismo. 
  • Antecedentes de DMG con exposición del feto a niveles altos de glucosa en sangre durante el embarazo.

Exceso de adiposidad (obesidad)

Dieta y nutrición deficientes

Inactividad física

Prediabetes o intolerancia a la glucosa (IGT)

Tabaquismo

Antecedentes de DMG*

con exposición del feto a niveles altos de glucosa en sangre durante el embarazo

*DMG Diabetes Mellitus Gestacional

Entre los factores dietéticos, la evidencia reciente también ha sugerido una asociación entre el alto consumo de bebidas azucaradas y el riesgo de diabetes tipo 2.

Al contrario que la diabetes tipo 1, la diabetes tipo 2 se puede prevenir. La forma de evitar la aparición de esta patología es simple, debemos llevar un estilo de vida saludable. Incluso para los pacientes diagnosticados con prediabetes, comenzar a llevar un estilo de vida saludable puede retrasar o detener la progresión de la diabetes. 

¿Cómo llevar un estilo de vida saludable? Es recomendable consumir alimentos saludables, ricos en fibra y con bajo contenido graso, mantenerse activo y realizar deporte con frecuencia y en caso de sobrepeso, bajar de peso.

Tratamiento de la diabetes tipo 2

Si los intentos de cambiar el estilo de vida no son adecuados para controlar los niveles de glucosa en sangre, la medicación oral generalmente se inicia para el tratamiento de la hiperglucemia. 

La diabetes tipo 2 tiene múltiples tratamientos. Por un lado, a través de medicamentos orales que reactivan las células betas productoras de insulina; pero en el caso de que éstas estuvieran destruidas, entonces deben inyectarse insulina al igual que las personas con diabetes tipo 1.