Fabrican células para curar la diabetes 1 que evitan el uso de inmunosupresores

Hoy os traemos una noticia recogida en medios para demostraros que la investigación en diabetes no descansa en verano.

Como hemos comentado en ocasiones anteriores, una de las líneas de investigación para la cura de la diabetes tipo 1 es la posibilidad de generar células (beta) productoras de insulina que puedan volver a ser funcionales en el organismo de una persona con diabetes. Esta línea de trabajo se ha ido encontrando con diferentes dificultades:

a) Si obtenemos las células de un donante, el problema será contar con pocas donaciones y tener que evitar el rechazo inmunológico porque proceden de otra persona.

b) Por el motivo anterior, desde hace tiempo se trabaja en la generación de células beta “propias” a partir de células madre. Y más concretamente, de células pluripotentes que se obtienen por modificación de otros tipos celulares. Con ello nos evitamos los problemas prácticos y éticos de trabajar con células madre “de verdad”.

c) El punto b) puede ser considerado demasiado simplista, ya que realmente se trabaja actualmente en generar organoides y no tanto células más o menos aisladas. El concepto de organoide hace referencia a estructuras celulares generadas en el laboratorio pero que tienen la misma estructura tridimensional que los tejidos humanos. Tenemos que tener en cuenta que la disposición espacial de las células y como esta repercute en la interacción entre las mismas, influye en el funcionamiento de las células. Por eso, hace ya algunos años que se trabaja en la generación en el laboratorio de pequeños órganos complejos más que en crecimientos celulares en solo dos dimensiones.

d) Si salvamos todos los escollos anteriores, todavía nos quedaría por evitar el ataque del sistema inmune a las células productoras de insulina procedentes del laboratorio. Bien sea porque no proceden de esa persona (rechazo inmunológico) o porque al generarse del mismo individuo pueden volver a desencadenar el ataque autoinmune (recidiva de la diabetes tipo 1).

Os contamos todo lo anterior para explicaros que un grupo de investigadores del Salk Institute (California) ha avanzado en el desarrollo de organoides productores de insulina, procedentes de células pluripotentes, que son modificados en el laboratorio para evitar el ataque del sistema inmune. Este es un paso fundamental ya que, si avanza la investigación con éxito, estaríamos salvando las 4 dificultadas que hemos enumerado anteriormente. ¿Significa esto que tenemos cerca la cura para la diabetes tipo 1? Nos tememos que no. Está “más cerca” pero esta línea de investigación necesita aún muchos avances. Hasta el momento solo se ha probado con células humanas trasplantadas a ratones y por periodos relativamente cortos de tiempo. El sistema usa un bloqueo del sistema inmune semejante al empleado por las células cancerosas para evitar la regulación por parte de nuestra inmunidad, lo que genera alguna duda acerca de la seguridad del proceso a largo plazo. Igualmente debemos pensar que replicar el procedimiento descrito para cada paciente con diabetes, sería virtualmente imposible de financiar por lo que habría que buscar alternativas que podrían generar una menor eficacia del sistema.

En cualquier caso, como decimos siempre, la investigación lejos de parar, avanza cada día un poco más. Y aunque la cura no llegue mañana, cada vez la tenemos más cerca. Sigamos!

Dr. Jesús Blanco

Dr. Jesús Blanco

Soy Jesús Blanco, médico especialista en endocrinología. Trabajo en el Hospital Clínic de Barcelona y en IDIBAPS, el instituto de investigación biomédica asociado.

Es para mi una enorme satisfacción poder colaborar con los compañeros/as de DiabetesCERO para dar respuesta a una necesidad que pensamos no está cubierta: la contextualización y el análisis objetivo de las noticias que periódicamente aparecen en medios de comunicación (tradicionales y virtuales) sobre avances en diabetes tipo 1.

otras noticias

Suscríbete

y no te pierdas nada

Recibe las últimas noticias sobre investigación y DiabetesCERO.