Más ejemplos de sensacionalismo o directamente fake news

Gracias al equipo de DiabetesCERO, conocía que desde hace pocos días, circulan por las redes noticias que hacen referencia a tratamientos curativos para la diabetes. Por lo que sé, no han tenido divulgación en grandes medios de comunicación de nuestro entorno pero sí en plataformas digitales anglosajonas. Curiosamente, los dos enlaces que enviaban, aparentemente diferentes (aquí en uno y aquí el otro) hacían referencia al mismo estudio. Como casi siempre, referencias absolutamente descontextualizadas cuyo titular nada tiene que ver con el verdadero interés del artículo original. En este caso, investigadores/as de la Washington University School of Medicine han publicado su trabajo, de muy alto interés, sobre una vía para mejorar la generación de células beta a partir de células madre en el laboratorio. Intento resumirlo de un modo sencillo: uno de los problemas no resueltos hasta el momento es cómo simulamos en el laboratorio el entorno tridimensional que necesitan las células beta para su correcto funcionamiento y supervivencia. En cultivos ex vivo tenemos facilidad para hacer crecer las células en capas (2D) pero todo se complica si queremos remedar a la madre naturaleza y crear tejidos “de verdad” (3D). El estudio al que hacemos mención trabaja en el papel que tiene el citoesqueleto (es decir, las proteínas estructurales de las células, lo que vendrían a ser los cimientos para una construcción) y sus interacciones en la regulación de la interacción entre células. Y lo que nos cuentan es que la modulación de estos mecanismos podría evitar la necesidad de generar estructuras 3D, simplificando la generación de células beta. Esto, por sí, es un pequeño avance en la carrera por la búsqueda de una solución para la diabetes tipo 1. Hay que felicitar a los/las autores/as y a todas la comunidad relacionada con la diabetes.

Sin embargo, no deberíamos admitir titulares como “científicos curan por primera vez la diabetes en ratones aportando esperanza a millones de personas en todo el mundo”. Porque salvo lo último, todo es falso. La esperanza radica en saber que muchos equipo de investigación cuentan con recursos (ojalá fueran más) para trabajar a diario en la búsqueda futura de soluciones. No obstante, como hemos dicho antes, el objetivo del trabajo no era curar la diabetes. De hecho esos ratones de los que habla la noticia no padecen diabetes tipo 1. Los ratones pierden la capacidad de secreción de insulina porque los investigadores administran una sustancia tóxica que destruye las células beta. Ese procedimiento se ha realizado una y mil veces para probar diferentes tratamientos. Lo que observan es que las células generadas en el laboratorio pueden secretar insulina y mantener niveles correcto de glucosa tras someter a los animales a este procedimiento. Esto, se ha hecho muchísimas veces. No es ni la primera ni siquiera una cura para la diabetes tipo 1. Un pasito más en el camino pero no el último.

Dr. Jesús Blanco

Dr. Jesús Blanco

Soy Jesús Blanco, médico especialista en endocrinología. Trabajo en el Hospital Clínic de Barcelona y en IDIBAPS, el instituto de investigación biomédica asociado.

Es para mi una enorme satisfacción poder colaborar con los compañeros/as de DiabetesCERO para dar respuesta a una necesidad que pensamos no está cubierta: la contextualización y el análisis objetivo de las noticias que periódicamente aparecen en medios de comunicación (tradicionales y virtuales) sobre avances en diabetes tipo 1.

otras noticias

Suscríbete

y no te pierdas nada

Recibe las últimas noticias sobre investigación y DiabetesCERO.